19 de septiembre de 2013

IGN España: Análisis de Pro Evolution Soccer 2014 (Nota 82)


Acaba por fin la larga pretemporada y arrancan los partidos virtuales de PES 2014 en PS3, 360 y PC. Sus fichajes han sido sonados este año, cerrando el ciclo en la edición de la temporada pasada y buscando comenzar casi desde cero para esta ocasión. Poco importa que Konami haya dado casi por perdida la presente generación de consolas al aprovechar durante demasiado tiempo un motor gráfico vetusto, que la dirección de desarrollo de Pro Evolution Soccer no haya sido la correcta o que las opciones online de esta serie nunca hayan acabado de funcionar. Es momento de comenzar a olvidar y plantearnos de una vez que volver a creer en PES es posible. ¿Acaso no se decía aquello de 'errar es humano, perdonar divino'? Pues juguemos a ser dioses... del fútbol virtual. 

El gran nombre que condiciona al equipo de Konami para PES 2014 es el Fox Engine, el nuevo motor gráfico creado por Kojima para Metal Gear Solid V que se ha optimizado en esta ocasión para presentar partidos de fútbol con una calidad acorde a la generación que ya termina. Por esto precisamente el aspecto de los jugadores, sus animaciones y las interacciones entre estos han evolucionado sobremanera, actuando de una manera mucho más realista y fluida y acercándo por fin el aspecto de Pro Evolution Soccer a los partidos reales. Sin embargo aún queda camino que recorrer en los próximos años. Y es que a pesar de que la presentación a casi todos los niveles está mucho más trabajada, hay aspectos que cojean. Por ejemplo, los parecidos de los jugadores pasan de ser buenos a ser escasos o incluso desastroso. Equipos de nivel medio-alto no tendrán apenas jugadores reconocibles, no digamos ya los equipos pequeños. 

Por otra parte, en PES 2014 los primeros planos con varios jugadores en pantalla hacen sufrir a los sistemas de actual generación, bajando aquí la tasa de imágenes a niveles peligrosamente molestos. Por si fuera poco, hay fallos en las animaciones y no resulta raro que los jugadores se queden 'trabados' en sus interacciones, pegando pequeños saltos irreales y muy poco plásticos. Se trata sin duda de errores menores que se pulirán en años venideros, pero que en este primer momento afean el resultado a priori excelente de este Fox Engine. 

Articulo completo en la web de IGN España.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tengo una duda¿los dlc son via psn/xbox live o mediante actualizaciones del juego?