31 de julio de 2013

IGN España: Impresiones del preview code de PES 2014


Mucho hemos hablado sobre la eterna guerra del fútbol virtual y la constante mejora de la apuesta de Konami en este terreno, Pro Evolution Soccer. Con PES 2014 parece que por fin la compañía nipona está alcanzando las cotas de excelencia que se presuponían a esta serie hace solo unos pocos años. No sabemos si es culpa del nuevo motor gráfico, el Fox Engine, del trabajo de Kei Masuda o la simple evolución de la apuesta de la compañía, pero el caso es que por fin hemos podido probar sin límite de tiempo Pro Evolution Soccer 2014 y las sensaciones no podrían ser más positivas. 

Esta versión de demostración busca centrarse en mostrar la jugabilidad y fluidez de la entrega de este año, dado que solo permite la disputa de partidos amistosos entre los cuatro equipos disponibles: FC Bayern Munich, Santos FC y las selecciones alemana e italiana. De igual forma las opciones tácticas también están limitadas al máximo, hasta el punto de no permitir las sustituciones. Por supuesto, sí que están incluidas las ayudas tácticas que ya conocemos, así como la asignación de marcajes, roles sobre el campo y formaciones de equipo. No se puede decir que ofrezca una gran profundidad en este aspecto -seguro que la versión final y la próxima beta nos permitirán bucear en esto-, pero así no nos distraemos de lo que realmente importa en PES 2014, lo que hay sobre el campo. 


Lo primero que choca sobremanera al comenzar el partido es el imponente aspecto visual de la producción. El Fox Engine se deja notar con un modelado de futbolistas muy mejorado respecto a anteriores iteraciones de la franquicia. Las caras, los cuerpo y las proporciones son ahora más realistas.Esto viene acompañado por una mejora de las texturas a todos los niveles. Desde los pliegues de las camisetas al propio césped, todo en Pro Evolution Soccer 2014 mejora ampliamente las anteriores producciones de Konami. Todo ello se traduce en un título que, esta vez sí, se confunde con las retransmisiones deportivas que podemos ver por televisión, incluso en el grano de lo que aparece en la pantalla de nuestros televisores.

Parte de la culpa de todo esto es también del nuevo sistema de animaciones, heredero del visto en la edición del año pasado. Los jugadores por fin se han despedido de cualquier automatismo en sus movimientos, añadiendo además un gran rango de animaciones a sus posibilidades. Las interacciones entre los jugadores son, por ejemplo, completamente orgánicas, resultando en luchas por la posesión realistas y dinámicas, sin que haya errores de bulto en la colocación de los jugadores o resulte irreal. Hemos de decir que hay detalles que aún le alejan minimamente en este aspecto a lo visto en sus competidores -como por ejemplo cierta falta de naturalidad al realizar giros-, aunque bien es cierto que Konami aún tiene tiempo de perfilar estas aristas para que Pro Evolution Soccer 2014 mire de tú a tú a todos los juegos de fútbol jamás lanzados al mercado.

Con esto en mente y, a pesar de los errores aún por pulir -evidentes caídas en la tasa de imágenes por segundo mediante-, es más fácil encarar la parte más importante del título, como se juega y se siente una vez que pita el árbitro y el balón comienza a rodar sobre el césped. Y precisamente esto último es una de esas pequeñas grandes diferencias respecto a sus predecesores: la pelota. La física del balón se ha retocado de manera realista, permitiendo que tanto su peso como trayectorias se asemejen mucho al comportamiento del 'cuero' real. Por si no fuera suficiente, el esférico está más vivo que nunca en PES 2014, separándose del jugador  y actuando de forma independiente, dependiendo de la habilidad del jugador, la velocidad de su movimiento, la presión del rival... En definitiva, que Konami sigue acercándose poco a poco a lo que los jugadores siempre han reclamado. 

La velocidad de respuesta de los jugadores es impecable en todo momento y sus reacciones acordes a nuestras órdenes. El nuevo sistema de movimiento de los jugadores, M.A.S.S. tiene buena parte de la culpa, concediendo a los deportistas su propio peso y entidad sobre el campo y posibilitando luchas por la posesión o la protección del balón de una forma realista y extremadamente fluida. Solo hay que disputar un partido para ver las repercusiones de estas dos mejoras, que transforman la cara de Pro Evolution Soccer 2014 completamente y añaden una buena dosis de tensión y emoción a la combinación. 

Por si esto no fuera suficiente el Player ID ha ido un paso más allá, y si en la edición del año pasado se antojaba corta la apuesta de Konami a la hora de personalizar las características de los jugadores, ahora sí que buscan llegar más allá y que este sistema tenga una repercusión mayor en el devenir de cada uno de los partidos. En este sentido parece que por fin PES 2014 se acerca a FIFA, con jugadores distintos completamente en cuanto a complexión, comportamiento o habilidades, más allá de las grandes estrellas de los equipos punteros de las ligas de todo el mundo. 

La inteligencia artificial de los jugadores sobre el campo también ha evolucionado para PES 2014. Si el año pasado Konami ya dió un salto importante en términos de iniciativa de nuestros compañeros, ahora se ha ido un paso más allá con delanteros que tiran aún más desmarques, una línea defensiva orgánica y apoyos constantes tanto en ataque como en defensa. Será habitual ver a los laterales corriendo la banda -si ese es su estilo de juego o así se lo imponemos nosotros-, a centrocampistas cubriendo huecos de centrales al ataque, etc... La creación de estrategias de desmarque y apoyo es además otra de las novedades, sumándose a la gran profundidad táctica de esta serie. 

La atención al detalle es elevada, e incluso se ha implementado un sistema que hace que los jugadores sientan la 'pasión' del momento, por así decirlo, dejándose llevar por el momento del partido, el resultado, el juego desplegado... Y además contagiando su estado de ánimo a los compañeros para variar de forma determinante el devenir de los partidos. Imaginad ir por detrás en el marcador, pero conseguir un golazo por la escuadra en el minuto 87 del encuentro. Hasta el apuntador tendría la moral a tope para tratar de buscar la remontada casi a la desesperada. Vamos, como ocurriría en el fútbol real. Un pasito más cerca de conseguirlo. 

Todo esto se une en una especie de ballet realista e intenso llamado Pro Evolution Soccer 2014, consiguiendo el imposible de hacernos pensar por momentos que no estamos ante un videojuego, si no ante la retransmisión de un evento balompédico. Es loable es trabajo de Konami en este sentido, aunque el título aún tenga detalles por pulir. Por ejemplo los porteros y árbitros dejaban aún que desear en sus respuestas, el público -que responde bien en lo sonoro, coreando o abucheando incluso si la ocasión es propicia a ello- visualmente no acaba de ser perfecto, quedando algo desdibujado y carente de definición. 

La base de la experiencia que ha creado Konami es la atención por el detalle y eso se deja ver desde el cuidado en la representación de las facciones de los jugadores, a sus reacciones o a las escenas cinemáticas y de presentación antes de los partidos y durante estos. Y ello sin descuidar ni un segundo la jugabilidad, donde veremos mil y un retoques a la forma de jugar clásica de PES que modifican la experiencia y añaden aún más profundidad, sin cambiar la esencia que diferencia esta franquicia de sus rivales. Por ejemplo el sistema de defensa permanece inalterado respecto a la edición del año pasado, que ya respetaba los cánones de los PES clásicos casi al pie de la letra. 

Por otra parte en corners, golpes francos, etc nos ha encantado el nuevo sistema de saque, que permite ajustar con un stick el efecto y con otro apuntar con total precisión a la hora de colocar la pelota casi con más seguridad que nunca donde queríamos, listo para una jugada ensayada que hubiéramos preparado anteriormente en la sección de tácticas. Todo en Pro Evolution Soccer 2014 es más natural y rápido que en anteriores ediciones -lo que no implica que los partidos sean un correcalles-, haciendo de esta entrega uno de esos títulos fáciles de jugar, pero tremendamente complejos a la hora de sumergirnos en todos los tecnicismos y vicisitudes de su sistema de control. 

A esta serie de buenas sensaciones hay además que unirle el crecimiento en tema de licencias de esta entrega de la serie, ya que a las ligas ya conocidas se unen un gran variedad de competiciones que contribuyen a aumentar la nómina de equipos. De esta forma, en PES 2014 contaremos con la Liga (España), Ligue 1 (Francia), Eredivisei (Países Bajos) y la Primera División Argentina de forma oficial. Además estarán presentes y parcialmente licenciadas la liga Brasileña, con 23 equipos distintos, la Premier League Inglesa, la Serie A italiana y la Liga Zon Sagres portuguesa. Por tanto contaremos con un buen número de equipos seleccionables, aunque seguimos echando en falta algunas ligas importantes.

Este vacío se cubre, al menos en parte con la presencia de las competiciones continentales de clubes oficiales. Así, PES 2014 tiene licencia y presentará tanto la Champions League como la Europa League, la Copa Libertadores o la Liga de Campeones AFC (Asia), cada una añadiendo los equipos oficiales que participan en la temporada 2013-2014 de dichos torneos. 

¿Podría pedirse más? Por supuesto. En la versión que hemos probado, aún en desarrollo, hemos visto diversos fallos aquí y allá, todos subsanables de cara a final de verano y la recta final del proceso de desarrollo. Por otra parte, la nómina de equipos sigue siendo inferior (aunque haya crecido) respecto a su rival más directo. Y aún nos queda la duda de los modos online de Pro Evolution Soccer 2014, ya que tradicionalmente Konami no ha sabido dar con la tecla para el correcto funcionamiento de estos en anteriores iteraciones. Veremos si finalmente solventan estos pequeñísimos lunares para redondear el que será, sin lugar a dudas, el mejor PES de esta generación. 

Fuente: IGN España

No hay comentarios.: