30 de mayo de 2012

LevelUp: 30 minutos con Pro Evolution Soccer 2013

  
¡Qué mejor lugar que la pintoresca y alternativa metrópoli de São Paulo, Brasil para alojar la primera presentación del nuevo Pro Evolution Soccer! Hablamos de una ciudad en toda la extensión de la palabra, marcada por contrastes muy pronunciados entre sofisticación y sencillez, pero cuyo punto de convergencia yace por supuesto en el futbol.

A este distante punto se dieron cita medios de todo el mundo en espera de lo que se antojaba como una auténtica reinvención de la tradicional franquicia, misma que ha ocupado siempre un lugar muy especial en el corazón de los fanáticos del balompié, pero que en últimas fechas ha enfrentado una competencia muy ardua por la supremacía del género.

Manorito Hosoda (productor de Marketing), Naoya Hatsumi (productor sénior) y Toru Kato (gerente), fueron los encargados de efectuar la presentación de los pormenores del juego y debemos reconocer que hicieron un extraordinario trabajo considerando la travesía de 36 horas por la que tuvieron que pasar, sin mencionar un cambio de huso horario extremo entre Japón y Brasil.

Los cambios generales

Pero dejemos de lado los incidentales del evento, la triada dio paso a su exposición, enfatizando desde el comienzo que el enfoque este año había estado puesto en la mecánica de juego y en responder a dos preguntas fundamentales: ¿cuál es la esencia del futbol y qué es lo mejor del futbol? La respuesta se divide en tres áreas de optimización: Full PES Control o una sensación de mayor libertad al jugar; luego viene Pro Active AI, que como su nombre indica se refiera a una mejor inteligencia artificial; y por último, Player ID, que no es otra cosa que una mayor fidelidad en la forma cómo se mueven los jugadores sobre la cancha si los comparamos con sus contrapartes reales.

Como discurso y en el papel, esto suena ambicioso y tiene ramificaciones muy extensas sobre el trámite de los partidos, pero la interrogante es ¿cómo se siente el título ya en las manos? Bueno, de entrada nos complace decir que se trata del Pro Evolution Soccer más fluido que jamás hayamos probado. Hay que reconocer que iteraciones previas palidecieron ante la soltura de la competencia y aunque este año persisten algunas animaciones relativamente robóticas o repetitivas, el rango de movilidad es prácticamente absoluto. La libertad es tangible y no sólo viene por conducto del desplazamiento, también a partir de lo que se puede hacer con el esférico.

La pared es la esencia del juego

En términos de pases, algo de lo que nos pareció más útil fue la característica denominada Dynamic One-Two, la cual consiste en dar un servicio y seguir manejando al pasador para que le devuelvan la pelota con absoluto control de la dirección en la cual queremos que se dirija. Para ello debimos presionar L1 o LB (en Xbox 360) más X o A (en Xbox 360) y luego usar el stick derecho para controlar al jugador alterno al cual posicionaríamos para contemplar el uno-dos, mejor conocido como pared en el argot futbolístico.

Esto es muy útil, aunque también supone cierto grado de complejidad, pues una vez que dimos el pase nuestro cerebro tuvo dificultades para manejar a quien lo enviaba y a quien lo recibía de forma simultánea, así fuera por breves instantes. Por suerte, si no se ocupa el stick derecho, el jugador en movimiento sencillamente sigue una línea recta, lo cual sigue siendo muy práctico.

Todo esto viene al margen del impacto que supone la implementación del sistema Full Manual Passing, el cual le da la libertad al usuario de deshacerse de la pelota con mucha mayor versatilidad y precisión.

Sobre el balón

Ahora bien, al recibir el esférico también hay por lo menos dos novedades muy notorias. La primera se conoce como Flick (capirotazo o golpecito en español). Consiste en presionar la palanquilla derecha al tomar la pelota para cucharearla ligeramente y ponerla en el aire. Esto nos sacó de aprietos al enfrentar una marca estrecha, pero también cuando necesitábamos eludir intentos de robo de pelota o barridas.

El segundo agregado cuando se está en posesión del esférico es algo que se denomina Advanced Trap (recepción avanzada) y para nosotros constituye el cambio de mayor impacto para toda la experiencia en 2013. Basta con presionar R2 o el RT al momento de que la pelota llega a nuestros pies para controlarla con gentileza y si seguimos oprimiendo este botón se abre la puerta para el Deft Touch Dribbling o simplemente la capacidad para pisar el balón. Los desarrolladores pusieron como ejemplo de uso sobresaliente del deft touch dribbling a Andrés Iniesta y Leo Messi (aparentemente, Konami siente cierta inclinación por el Barcelona, pese a lo que la portada de la franquicia sugiere).

Pisar la pelota no solamente supone mayor versatilidad al estar en espacios estrechos o de cara a la banda, también facilita diferentes tipos de gambeta basados en el cambio de ritmo, incluyendo por supuesto el túnel (R2 + R1 + stick en dirección del oponente). Para limitar el alcance que el Deft Touch Dribbling puede tener, Konami le dio una herramienta a los zagueros: defensa responsiva o response defending. ¿Qué significa esto? Bueno, pues que los defensas ahora pueden barrer prácticamente desde cualquier dirección, y presionar X o A dos veces en rápida sucesión se traduce en un veloz punterazo para sacar la pelota del control de los arietes. Parece equilibrado, ya sobre el césped virtual es una tarea que demanda una combinación de coordinación y precisión, y a menudo terminamos incurriendo en la falta. Jugadores talentosos como Ronaldinho o el propio Messi pueden desarmar absolutamente a una zaga sólo valiéndose de este recurso. En otras palabras, esto llega a desbalancear la estructura del juego.

Donde pone el ojo, ¿pone la bala?

De la mano del ya mencionado Full Manual Passing viene también Full Manual Shooting. Tradicionalmente, presionar el botón de cuadro o equis –en Xbox 360– sirve para disparar y dependiendo de la intensidad con la cual se oprime, además claro de la postura del jugador y sus estadísticas, se determina la altura y la dirección del tiro en un ejercicio que resulta casi azaroso pero también simple. Bueno, pues este año eso cambiará con Full Manual Shooting. Ahora, si además de disparar, se presiona L2 y se mueve el stick izquierdo, podemos decidir exactamente a dónde queremos que vaya nuestro tiro. No es fácil y ni nosotros ni los miembros de otros medios fuimos capaces de hacerlo con éxito. ¿Por qué? Bueno, fundamentalmente porque se le da dirección al disparo con la misma palanquilla con la cual se controla el movimiento de los futbolistas. La movilidad de los jugadores suele ser brusca por parte del usuario; hay mucha intensidad y fuerza puesta sobre ese pobre stick. No obstante, cuando cambiamos a modo Full Manual Shooting, se requiere gentileza y precisión. Sobra decir que ambas configuraciones se contraponen y por ello nuestros tiros terminaron golpeando casi siempre a los vendedores de cerveza virtual en el graderío. Quizá con más práctica esto se torne intuitivo, pero de primera instancia fue complicado y hasta cierto punto, confuso.

Antes de pasar a lo siguiente y para quienes seguramente se lo estaban preguntando, Konami continúa discutiendo la posibilidad de implementar el Full Manual Shooting durante los penales.

De inteligencia e identidad

No olvidamos que al comienzo de este primer vistazo a Pro Evolution Soccer 2013, mencionamos la característica Pro Active AI. Esta tiene dos facetas, una ofensiva y otra defensiva. Al ataque se traduce en unos NPC más audaces e inteligentes a la hora de moverse para que les pasemos la pelota, ubicándose detrás de la última línea o de los mediocampistas, dando pie a mayor fluidez e incluso creatividad ofensiva.

Por el lado de la zaga, el Pro Active AI impide que, como en años anteriores, la última línea de defensores se tire demasiado dentro de su propio terreno, facilitando así el actuar de los arietes rivales. En palabras de los desarrolladores, este año la línea defensiva se ajustará a la posición del balón.

Pero la fidelidad en el comportamiento de los jugadores en 2013 irá más allá de su parado sobre el terreno. Entre 40 y 50 figuras del futbol, ya sean estrellas o jóvenes promesas, contarán con Player ID, que no es otra cosa más que animaciones individuales que reflejen con estricto apego a la realidad su forma de jugar. Así las cosas, los ejemplos más claros de esta novedad están en Ronaldo y Messi. El primero suele correr con zancadas largas y un braceo muy peculiar con las extremidades superiores completamente extendidas, mientras que el astro blaugrana se desplaza con los brazos medianamente recogidos y con pasos mucho más cortos que le permiten recortes y cambios de ritmo repentinos y muy pronunciados. Bueno, pues todo eso estará presente dentro del juego, incluso la forma peculiar de barrerse de Puyol o el cabezazo de clavado de John Terry que pasara a la fama en un partido entre Inglaterra y Eslovenia. Hasta algunos porteros dispondrán de Player ID, pero eso no pudimos verlo ni en la presentación ni en el build que probamos.

Lo que sí notamos es que, como dijimos antes, entre el Player ID y el Deft Touch Dribbling, hay jugadores que se vuelven prácticamente invencibles para los defensas y eso es algo que deberá balancearse para cuando el juego finalmente llegue a los aparadores. Se antoja y es injusto que los arietes ahora tengan tantas herramientas, mientras que los defensores sólo recibieron un humilde punterazo de balón.

¿Qué podemos esperar entonces?

Tuvimos la oportunidad de pasar 40 minutos con un build algo prematuro de Pro Evolution Soccer 2013 en Brasil y salvo por las consideraciones que ya mencionamos, nos fuimos con un muy buen sabor de boca.

Su servidor realmente estaba peleado con la movilidad tan rígida que había distinguido a entregas previas de la franquicia si se le comparaba con la de la competencia, pero este año las cosas cambiaron sustancialmente y hay una sensación de auténtica soltura a la hora de tomar el control, recibir la pelota, pasarla o disparar a puerta, esto a cambio de un ritmo más pausado que no le viene nada mal a la experiencia.

También nos pareció trascendental la implementación del sistema de pases Dynamic One-Two, pues la pared es ciertamente una parte esencial del futbol y tener un manejo ágil de dicha mecánica resulta útil, divertido y por supuesto, realista.

Pisar el esférico cuando se está al ataque (Deft Touch Dribbling) es algo que impacta profundamente en el trámite de los encuentros. Se disfruta mucho cuando se tiene a un delantero talentoso, pero sí notamos un dejo de desbalance, producto de una mayor versatilidad ofensiva que defensiva. Quizá más práctica y sincronización abonarán a una zaga eficiente, pero nuestra primera experiencia apela a un ajuste más que a oficio.

En resumen y a riesgo de parecer muy aventurados, podemos decir que Pro Evolution Soccer 2013 se perfila para ser la entrega más completa y deleitante de la franquicia en varios años, esto debido principalmente a controles genuinamente flexibles e intuitivos. Nos parece que hacen falta algunos ajustes, pero en general, pensamos que PES ya no le pide nada a nadie –salvo por las licencias–.

Fuente: LevelUp

No hay comentarios.: