9 de septiembre de 2011

Vandal: Impresiones finales de Pro Evolution Soccer 2012


La antaño todopoderosa saga de fútbol Pro Evolution Soccer continúa poniéndose al día y evolucionando, tras unos últimos años un tanto de capa caída, intentando encontrar el rumbo en esta generación, y una última entrega, la del año pasado, que hizo algunos cambios importantes y, por lo que parece, ha marcado el camino a seguir por la saga. Con la versión final de Pro Evolution Soccer 2012 ya en nuestras manos, hemos podido comprobar cómo se han implementado las prometidas mejoras en inteligencia artificial y el progreso del juego respecto a la versión 2011. Las sensaciones que nos deja son mucho mejores que las que nos transmitió en la feria E3, cuando probamos el juego por primera vez y comprobamos, un tanto desilusionados, que todavía estaba muy "verde".
No es el caso con esta versión final del juego, que hemos podido probar durante horas en formato PlayStation 3 y que funciona muy bien. El año pasado, PES 2011 implementó muchos cambios, más que nunca en esta generación, como resultado de una especie de proceso de reflexión, autocrítica e incluso arrepentimiento por parte de Konami, consciente de haber sido superada por su rival FIFA. El resultado fue un juego mucho mejor que los anteriores títulos de esta generación, aunque no lo suficiente para muchos, con algunos cambios que rompían con ciertas tradiciones de la saga, como la inclusión de una barra de potencia para todo, incluyendo los pases cortos. En esta entrega, estos cambios se relativizan un poco. Puede configurarse todo el apartado de pases más o menos automáticos, pero por defecto están "como toda la vida", pudiendo volver al sistema del año pasado tocando las opciones, pero manteniendo por defecto el control de años anteriores.
De hecho, cada jugador puede crearse un perfil de usuario y tener guardada su configuración en ese sentido, personalizando su asignación de botones, la asistencia al pase o al tirar, y algunas cosas más, e incluso eligiendo un avatar. El juego nos presenta todos esos sistemas, así como el selector de dificultad, la primera vez que lo iniciamos, con el objetivo de familiarizarnos, y de hecho nos propone, si somos novatos, pasar a un modo de entrenamiento por objetivos que vuelve en esta versión tras unos años de ausencia.

Mejoras jugables

La cuestión que más preocupa e interesa a los jugadores es si la saga sigue progresando. Independientemente de que hubiesen gustado más o menos los cambios del año pasado, objetivamente la jugabilidad mejoró, y esta entrega intenta seguir esa senda. Se ha mejorado la inteligencia artificial, hay menos situaciones absurdas y frustrantes, como cuando nuestros defensas dejan un pasillo porque sí, o cuando nuestros delanteros se desentienden de un balón en disputa para volver a su posición, y se han añadido algunas mejoras a las que Konami ha puesto nombre y apellidos, lo que ayuda a identificarlas y, sobre todo, a demostrarlas.

Control sin pelota

La novedad jugable más destacada es un sistema de control de jugadores en las situaciones a balón parado. Esta característica no es del todo nueva, porque ya la incluyó FIFA en sus ediciones 04 y 05, cuando intentaba acercase a PES, pero de aquella lo que nos proponía EA Sports era pensar siempre en paralelo, controlando casi siempre a un segundo jugador con el stick analógico derecho. La idea de PES es menos atrevida dado que no es tan necesario hacer esto para jugar, y además contamos con un modo semiautomático. Lo que nos propone es en las jugadas dar pequeñas órdenes a compañeros de equipo o asumir directamente su control, y en los saques de banda, puerta o córner, en vez de controlar al jugador que lanza el balón con la mano o con el pie, controlemos al jugador que queramos que lo reciba, para que el otro jugador le pase el balón automáticamente. Para hacerlo, tendremos que seleccionar al jugador deseado con el stick derecho, y luego moverlo con el izquierdo.
Usar esto no es obligatorio ni mucho menos, pero sí que resultará interesante en muchas ocasiones, aunque es necesario cambiar un poco el chip y, en los primeros partidos sobre todo, acordarnos de que existe esta nueva función y la podemos usar en nuestro beneficio. Por lo que hemos visto, emula una de las mejores cosas de Pro Evolution Soccer y los juegos de fútbol en general, que es jugar en cooperativo con un amigo. En los saques de córner, mientras uno hace el pase el otro se coloca, lo que hace más fácil y divertido marcar goles, y Konami ha intentado emular y adaptar al control de un solo jugador este tipo de situaciones.

Control de compañeros

La otra faceta del control sin pelota es en las jugadas normales. Como ya comentamos, el juego cuenta con una opción para controlar a un segundo jugador directamente, al de la pelota con un stick y al otro con el stick derecho, o bien hacerlo de forma semiautomática, simplemente indicando qué jugador queremos que haga algo. El modo completamente manual es bastante complicado de dominar, pero si lo logramos nos permitirá hacer jugadas bastante espectaculares, enlazando movimientos en cadena, y pudiendo controlar hasta el siguiente jugador al que le vayamos a dar el pase, mientras el jugador inicial que controlábamos está recibiéndolo. Seleccionaremos al segundo jugador pulsando R3, y lo moveremos con el mismo joystick.
El modo semiautomático es mucho más sencillo. Lo único que haremos será seleccionar a otro jugador, y el juego interpretará qué es lo que queremos que haga. Como puede verse en el vídeo, para las jugadas de ataque puede resultar muy interesante, logrando que algún jugador que queremos que se desmarque lo haga. Aunque, como veremos más adelante, el sistema de desmarques también se ha mejorado.
La configuración de este sistema se realiza en la misma pantalla donde configuramos los botones o el nivel de asistencia de pase. Usándolo resulta evidente que no es un sistema intuitivo, pero si se usa bien puede darnos alguna ventaja inesperada, y ayudarnos a hacer alguna jugada sorprendente. El problema es que el cambio de chip necesario para lograr controlar a dos jugadores al mismo tiempo no es tan sencillo como se ve en los vídeos, por lo que quizás la mayoría de los jugadores quieran optar por el sistema asistido, que solo nos pide elegir al jugador asistente, pero no controlarlo -eso queda en manos de la máquina-. También tenemos que decir que el control de este modo no es sencillo precisamente, ya que para seleccionar al jugador tendremos que mover la palanca y clicar rápidamente, o de lo contrario el jugador que controlemos hará una bicicleta. Esto resulta confuso y, aunque es un problema que se solventa con tiempo y práctica, puede disuadir de intentarlo a más de uno.

Desmarques

Los desmarques son una novedad, y con solo ver los vídeos explicativos de Konami resulta evidente que eran algo que faltaba en el juego. No es que cada vez que un jugador de nuestro equipo haga una desmarque aparezca una exclamación que nos lo indique, pero en general los ataques resultan mucho más fluidos porque los jugadores intentan buscar espacios, tanto haciendo diagonales, como intentando atraer a los defensas rivales para así despejar el camino al que lleva al jugador. Se notan, y mucho, a la hora de jugar, porque los partidos son mucho más movidos y las jugadas de ataque más variadas. Del mismo modo, se notan a la hora de defender.
Además, otro de los cambios de la inteligencia artificial es que incentiva mucho más las carreras por la banda, y las carreras de otros jugadores de nuestro equipo acompañándonos para apoyarnos. Esto se nota, sobre todo, si eres un jugador que aprovecha las bandas para contraatacar, porque en el momento en el que nuestro interior encare al defensa rival, siempre aparecerá nuestro lateral, más pegado a la banda, para ejercer de apoyo y que el ataque continúe como teníamos planeado.

Defensa mejorada

Uno de los puntos flacos del anterior juego era el comportamiento defensivo de los equipos como bloque. Había, en resumidas cuentas, mucho espacio entre las líneas, lo que creaba situaciones un tanto irreales. Ahora las líneas se han juntado y el equipo defiende de forma mucho más coherente, manteniendo las líneas pero acercándolas o separándolas. Los defensas realizan marcajes en zona mucho más eficientes también.
Además, existe la posibilidad de realizar un tipo de defensa a distancia, intentando taponar los huecos que puede buscar el jugador para buscar o para internarse, que ya había sido añadida el año pasado, pero con un control algo complicado. En esta ocasión, para realizar esta presión pasiva, a unos metros de distancia, solo tendremos que mantener pulsados los botones X y R2 (A y RT en el caso de Xbox 360). El cambio de control le beneficia mucho, ya que es mucho más natural pulsar dos botones a la vez (como cuando hacemos presión con dos jugadores, por ejemplo), que el sistema del año pasado, que nos obligaba a pulsar la dirección de nuestra portería para conseguir este efecto. El resultado es que esta novedad del año pasado está mejor integrada en el juego, y por lo tanto la usaremos más y con mayor naturalidad.

Penaltis y regates

El sistema de regates del año pasado, que algunos jugadores consideraron con razón demasiado sencillo e irreal, ha sido desechado, y ahora hay un sistema de control de precisión similar al de los Pro Evolution Soccer hace unos años. Cuando estemos cerca de un defensor rival o de un grupo de defensas, podremos mantener pulsado R2 para tener más control sobre la pelota y poder realizar regates o controles del balón mucho más precisos, logrando dejar sentados a algunos defensas y teniendo esa precisión a la hora de afrontar duelos con el último central o incluso el portero. Esto tiene mucho más sentido que el año pasado, ya que no solo requiere tener a un jugador bueno, sino también habilidad por parte del jugador. Por lo que hemos visto, Messi y CR7 son letales haciendo este tipo de cosas. Con un poco de habilidad y contra un rival algo lento de reflejos, puedes llegar a pasearte desde la frontal hasta el área pequeña.
Finalmente, el sistema de penaltis ha cambiado, y ha vuelto al estilo de los juegos anteriores, es decir, mostrándonos la portería rival enfrente y a nuestro jugador de espaldas, y teniendo que tirar así los penaltis. Además de eso, se incluye por primera vez una barra de potencia de tiro.

Bastantes mejoras y novedades, algunas algo complicadas

Hemos repasado las principales novedades jugables de esta versión 2012 de Pro Evolution Soccer, ayudados, de hecho, por Konami, que por primera vez ha hecho el esfuerzo de explicarlas a sus aficionados, tal y como lleva haciendo FIFA un tiempo, con el objetivo de transmitirlas mejor. La cuestión es, ¿realmente se nota en el juego? La respuesta es sí. Las mejoras en inteligencia artificial en defensa y en ataque no son llamativas a primera vista. Es decir, los primeros partidos nos parecerán muy parecidos a PES 2011. Pero a medida que jugamos, vemos que todo funciona mucho mejor. Que hay menos fallos a la hora de atacar y de defender, y que las jugadas resultan mucho más variadas, y las situaciones de juegos más realistas, porque los equipos se comportan mejor, arriesgan, defienden, se mueven más y son más activos que el año pasado.
Las novedades de control son muy bienvenidas, especialmente a la hora de defender a distancia, y de realizar los regates con el R2. El sistema de control de jugadores nos transmite algunas dudas, sin embargo. Mientras que es un gran añadido a la hora de realizar jugadas a balón parado, donde se agradece la mejora, el sistema de controlar a un segundo jugador no acaba de funcionar del todo bien por lo complicado que resulta adaptarse y lo poco intuitivo del control. No es algo obligatorio, tampoco marca la diferencia especialmente, ya que solo nos da algo más de control, pero es previsible que para muchos pase desapercibido y que los que le den una oportunidad se cansen pronto.

Licencias y equipos

El tema de la licencias con Pro Evolution Soccer siempre ha sido peliagudo. Entre la exclusividad de la licencia de la FIFA por parte de Electronic Arts, lo que le da acceso ilimitado a prácticamente todo, y los problemas que siempre plantean algunas federaciones, el camino de Pro Evolution Soccer para conseguir equipos y jugadores oficiales ha sido complicado, ganando y perdiendo con los años. Este año se dan varios pasos adelante. Se incluye la Liga Portuguesa al completo, con todos los equipos, una novedad en la saga, y están de forma "completamente oficial" las ligas española, francesa y holandesa, es decir, con todos los equipos reales, y con el nombre oficial de la liga. La liga italiana está de forma no oficial, pero todos sus equipos están de forma oficial, mientras que la liga inglesa está de forma no oficial y solo tiene dos equipos con licencia: Tottenham y Manchester United. El resto son los clásicos Merseyside Red, Manchester Blue, North London o London FC, equivalentes a Liverpool, Manchester City, Arsenal y Chelsea.
La liga alemana sigue sin estar y, de hecho, en la Gamescom nos confirmaron que Konami, legalmente, no puede incluir una categoría que abarque clubes de fútbol de Alemania, sean reales o imaginarios. Y que legalmente tampoco puede inventarse clubes que recuerden a los clubes alemanes, o que tengan la misma plantilla que un club alemán real, o que tengan una plantilla de jugadores inventados que recuerden a la plantilla real de un club alemán real. Pero en la categoría de "otros clubes" están el Bayern de Munich y el Bayer Leverkusen, algo es algo, aunque es notoria la ausencia del Borussia de Dortmund.
En el apartado de otros clubes europeos están desde los dos grandes escoceses, Rangers y Celtic, hasta equipos de ligas menores de Europa como la danesa, belga o la suiza, y luego un buen repertorio de equipos del este, como el Dínamo de Kiev, el Rubin Kazan o el Zénit de San Petersburgo. Los equipos de Sudamérica son ya otra historia. El juego vuelve a contar con la licencia oficial de la Copa Libertadores, pero solo se pueden usar los clubs de la Copa Libertadores dentro de ese modo, y no en otros modos de juego como los partidos amistosos, evidentemente por esas cuestiones de licencias tan peliagudas. Dentro de los partidos amistosos y de todos los modos de juego solo se encuentran dos clubes sudamericanos: River y Boca.
Rizando un poco más el rizo, el juego incluye un modo Champions League, al contar con la licencia oficial de la competición, y pueden participar varios jugadores en este modo, pero la selección de equipos es extraña: podemos elegir a cualquier club de Europa del juego para participar en la Champions, como por ejemplo el Athletic de Bilbao, pudiendo elegir entre las diferentes ligas o los clubes clasificados para la Champions League de este año; pero en ese apartado no aparecen los clubes para los que el juego no tiene licencia, por lo que para jugar con el Chelsea tendremos que elegirlo dentro de la categoría de la Liga Inglesa.
En definitiva, hay más equipos y licencias, pero los obstáculos con los que se encuentra Konami para lograrlas deben de ser enormes, muchos de ellos aparentemente insalvables, por lo que hay que agradecer el esfuerzo. En total, según nos ha confirmado Konami, hay 308 equipos diferentes en el juego contando clubes, selecciones y equipos inventados, 7.062 jugadores contando los reales y los inventados, y el modo Copa Libertadores cuenta con 38 equipos de la competición.

Plantillas y jugadores

La versión final que hemos recibido no tenía las plantillas definitivas, al haberse producido antes del cierre del mercado de fichajes. De hecho, están bastante desfasadas, y solo echando un vistazo a las del Madrid y Barça se puede comprobar: están los fichajes tempraneros del Madrid como Altintop y Sahin, pero no los más recientes como Coentrao, y quedan jugadores que han sido descartados, no renovados o cedidos, como Drenthe, Adebayor, Pedro León o Gago, por citar a algunos. Del mismo modo, el Barça no tiene todavía ni a Cesc ni a Alexis. Todo esto da igual, porque es 100% seguro que en el lanzamiento del juego, o al menos muy poco después, una actualización ponga las plantillas al día.
Nos han llamado la atención, como siempre, las diferentes valoraciones de los jugadores. El mejor jugador del juego, al menos en sus valoraciones, es Cristiano Ronaldo, que además es la imagen de PES 2012 este año. Tiene una valoración de 98 como interior izquierdo y derecho, delantero centro, y extremo izquierdo y derecho, de 97 como segundo delantero, y de 94 como mediapunta. Özil tiene un 89 como interior y mediapunta, Xabi Alonso un 94 como mediocentro defensivo y 91 como mediocentro normal, Casillas un 90, y Kaká un 89 como mediapunta y un 91 como interior.
En el Barça llama la atención la relativamente baja valoración de Villa, con un 85 como segundo delantero, mientras que Messi tiene un 98 en esta posición, 90 de delantero centro, 95 de extremo y 92 de mediapunta. Iniesta tiene un 96 de mediocentro, 87 de segundo punta, 92 de mediapunta, 87 de extremo, 91 de interior y 89 de mediocentro defensivo. Xavi un 97 de mediocentro y un 94 de mediocentro defensivo, con un 91 de mediapunta. Alves un 94 como lateral derecho, Puyol un 94 como central, y Piqué un 90. Valdés un 89.
Aparte de la inevitable comparación de plantillas entre los Celtic y Rangers de nuestro fútbol, son interesantes muchas valoraciones de jugadores de otros equipos. Neymar, el futbolista brasileño que ha protagonizado un centenar de portadas este verano, que a algunos les recuerda a Pelé y a otros a Robinho, tiene una discreta valoración de 78 como segundo punta, 82 como interior y 79 como extremo. Rooney tiene un 91 de segundo delantero, 93 de mediapunta, 93 de extremo y 95 de interior. Silva un 88 de interior, 85 de mediapunta, 85 de mediocentro y 84 de extremo. Torres, sorprendentemente, solo un 82 de delantero centro, mientras que su compañero Drogba tiene un 89. Cesc tiene un 95 de mediocentro, 89 de mediapunta y 87 de interior. Agüero, un 88 de delantero centro y un 86 de segundo delantero, y Mata un 84 de interior y un 79 de mediapunta.
Además, nos hemos fijado en que, al estilo de los juegos de la saga de PlayStation 2, las grandes estrellas mundiales tienen animaciones propias, que hacen que recuerden mucho más a los jugadores reales. Cristiano Ronaldo tiene esa electricidad e impulsividad al correr y al moverse por la que destaca en cuanto coge el balón, mientras que Messi se mueve de esa forma rápida y ágil, con el balón muy cerca del pie y con el cuerpo imposible de derribar. Otros jugadores tienen ese "aire" a cómo se mueven en la vida real, algo que agradecerán los fans, aunque siempre habrá quien se pregunte por qué su jugador preferido no ha recibido ese trato especial.

Modos de juego

El repertorio de modos de juego sigue incluyendo partidos amistosos, la opción de jugar la Champions League y la Copa Libertadores, jugar una liga o una copa, un modo entrenamiento tanto libre como por objetivo, y los modos estrella del juego, agrupados dentro de la categoría "Football Life". Aquí podremos jugar la Liga Master y el Sé una leyenda. Ambos modos han sido mejorados ampliamente, pero la gran novedad es un modo de juego nuevo que tendremos que comprar por 100 puntos: el modo "Boss". Este modo de juego es parecido al Liga Master, pero en vez de ser el director técnico, seremos el máximo responsable del equipo. No tendremos decisiones directas sobre la alineación o la estrategia, sino que tendremos que supervisar cómo lo hace nuestro entrenador. Podremos sugerirle cosas, como que alinee a un jugador o de una determinada manera, pero el entrenador podrá hacernos caso o no... como los presidentes de los clubes de fútbol, tendremos que juzgar si el técnico lo está haciendo bien, y por supuesto podemos destituirlo y cambiarlo por otro.

Gráficos y animaciones

A nivel gráfico, Pro Evolution Soccer 2012 no llama la atención a primera vista porque resulta muy similar a la edición del año pasado. Solo a base de jugar nos daremos cuenta de algunas mejoras muy sutiles. Por ejemplo, los rostros de los jugadores siguen siendo los más realistas del mercado, pero además ahora sus animaciones faciales son más completas, con gestos más creíbles y que logran transmitir emoción, como los enfados al fallar una ocasión o las quejas al árbitro. En cuanto a las animaciones, es un apartado que ofrece sensaciones encontradas. La versión del año anterior cambió un gran porcentaje de ellas, y la de este año vuelve a cambiar muchas que se habían quedado anticuadas, añadiendo también otras nuevas. El problema es que el motor de animaciones en sí está un poco desfasado, más si se compara con el de la competencia.
Pese a ese inconveniente, muchas de las animaciones que el juego añade son para todos los jugadores y para dar más credibilidad a situaciones de juego, pero muchas otras son pequeños detalles que encantarán a los aficionados. En los primeros Pro Evolution Soccer de PS2 sorprendían algunas animaciones específicas, de muy pocos jugadores, como cuando Davids hacía un control de balón realizando una especie de sombrero. En PES 2012 hay un montón de animaciones de ese tipo, propias de un jugador en concreto, o bien limitadas a solo unos pocos, para regates, taconazos, arrancadas y situaciones similares, incluso despejes. Hay muchas, e incluso hay jugadores que no esperas que tengan una animación personalizada, y la tienen, y es algo que se descubre según vas jugando partidos.

Más comentarios

Carlos Martínez y Maldini siguen poniendo la voz a los comentarios del juego, comentando los lances y los goles de manera acertada, con un buen repertorio de voces y casi siempre dando en el clavo. Nos han llamado la atención la cantidad de comentarios "de contexto" para los diferentes clubes y selecciones nacionales. La introducción del Barça - Madrid habla de la importancia del clásico, mientras que si jugamos con el Atlético, por poner un ejemplo, nos contarán lo mal que lo ha pasado el equipo en los últimos años y la alegría que se han llevado con la Europa League del año 2010. Los estadios vuelven a contar con una buena cantidad de cánticos de aficiones.

Mejor cuanto más juegas

Nuestras sensaciones con Pro Evolution Soccer 2012 han ido cambiando con el paso del tiempo, pero siempre a mejor. Cuando lo vimos por primera vez en el E3 nos gustaron las novedades que nos presentaron, y los pocos minutos que pudimos jugar a la versión PS3 nos dieron buenas vibraciones, pero poco después probamos la de Xbox 360 y nos parecía que estaba muy verde. Cuando Konami presentó el juego por primera vez en julio, nuestras impresiones mejoraron, viendo que sobre la base del año pasado se habían hecho algunos cambios pero, sobre todo, muchas mejoras. Con la versión final en nuestras manos, el escepticismo inicial al verlo tan parecido a PES 2011 ha ido dejando paso a unas sensaciones cada vez mejores, a medida que nos dábamos cuenta de las mejoras en inteligencia artificial, a base de jugar partidos y partidos, y sorprendiéndonos con los pequeños detalles de animaciones y jugadores.
No todos los cambios que introduce son a mejor, porque el sistema de control sin balón para las jugadas no nos ha convencido, pero usarlo o no usarlo apenas influye en el juego. No es que no nos parezca una buena idea, es que la implementación se ha hecho de forma demasiado complicada y poco apetecible de probar y experimentar. Aun así, la sensación que nos deja es muy buena, y las mejoras en la jugabilidad, especialmente en defensa, desmarques y el uno contra uno, hacen los partidos muy divertidos, que es de lo que se trata. Es difícil predecir cómo recibirán los fans del juego, considerando la lupa con la que se mira PES cada año, pero la cuestión es que, sin entrar en comparaciones con su evidente rival, PES 2012 es mejor y más divertido que PES 2011 sin necesitar volver a realizar cambios radicales. En apenas tres semanas estará en las tiendas.

Fuente: Vandal

No hay comentarios.: