22 de septiembre de 2011

Vandal: Análisis Pro Evolution Soccer 2012 (NOTA 8.6)


Pro Evolution Soccer 2012 llegará la semana que viene a las tiendas para disputar el Madrid-Barça anual del mundo de los videojuegos, la lucha con FIFA por ganarse el corazón de los aficionados a los juegos de fútbol, que están cada año entre los títulos más vendidos, especialmente en el mercado español. La saga de Konami, que hace cinco años casi podía calificarse de fenómeno social en España, ha visto como en los últimos años ha perdido seguidores, tanto por el auge de otros juegos "de reunión de hombres" como el poker, como por sus discretas primeras versiones para la nueva generación, en combinación por los pasos de gigante dados por FIFA, que en las últimas temporadas ha incrementado su calidad versión tras versión, convirtiéndose en el referente.

Konami se dio cuenta un poco tarde de todo esto, pero en la versión del año pasado se pusieron las pilas, renovando muchas cosas de su videojuego y reconociendo públicamente que no habían sabido afrontar los retos de esta generación. Años después del lanzamiento de PS3 y Xbox 360, la entrega del año pasado daba por fin otra impresión, y aunque muchos jugadores esperaban un cambio mayor, y otros ya estaban un tanto hastiados de promesas incumplidas, lo cierto es que muchos de los que añoraban los tiempos en los que los PES de PS2 eran juegos casi perfectos vieron una pequeña luz al final del túnel.

Como os avanzamos en las impresiones finales publicadas hace unos días, esta edición 2012 toma la base del año pasado y la mejora. Cuenta con una serie de mejoras jugables visibles y vendibles, ilustradas a través de vídeos distribuidos por Konami, pero sobre todo refina las mecánicas del año pasado, haciendo que sea mucho mejor juego de fútbol; más divertido, mucho más variado en el repertorio de jugadas que podemos plantear y realizar, y con menos fallos. Solo algunos errores de los porteros y, con matices, la implementación del control sin la pelota hacen aguas.

Algunos cambios del año pasado se han suavizado. Uno de los más radicales, el de incluir una barra de energía para todo, se ha desactivado por defecto, pudiendo configurar en el perfil de usuario si queremos pases completamente manuales o con ayuda automática, pero dejando por defecto esta última. Cada jugador puede crearse un perfil de usuario y tener guardada su configuración en ese sentido, personalizando su asignación de botones, la asistencia al pase o al tirar, y algunas cosas más, e incluso eligiendo un avatar. El juego nos presenta todos esos sistemas, así como el selector de dificultad, la primera vez que lo iniciamos, con el objetivo de familiarizarnos, y de hecho nos propone, si somos novatos, pasar a un modo de entrenamiento por objetivos que vuelve en esta versión tras unos años de ausencia.

Cambios jugables

Las novedades en la jugabilidad de Pro Evolution Soccer 2012 pueden dividirse en dos apartados: los cambios en la inteligencia artificial de los equipos, que hacen que se comporten de manera más variada y comentan menos fallos, y la introducción de un sistema de control sin pelota que nos permite mover a los jugadores en las situaciones a balón parado, y asumir el control de un segundo jugador durante las jugadas.

A nivel de inteligencia artificial, los jugadores realizan desmarques con mayor frecuencia y con más sentido, intentando generar espacios, oportunidades de pase y también intentando atraer a los defensas rivales para dejar el camino libre a quien deja el balón. Es una mejora que no se nota en el primer partido pero que, si hemos jugado al título anterior, hacía mucha falta y hace que las situaciones de ataque sean mucho más variadas y menos frustrantes. En anteriores juegos muchas veces nuestros jugadores atacantes eran demasiado estáticos, pero en esta versión son mucho más activos, haciendo que las jugadas de ataque sean mucho menos previsibles y tengamos más posibilidades. Al mismo tiempo, los laterales apoyan a los interiores y a los extremos por las bandas, acompañando sus internadas para servirles de apoyo.

La defensa ha progresado también, solucionando los problemas de espacio entre líneas que había en el título interior, y haciendo que, defensivamente, los equipos se comporten como un bloque. La presión pasiva, a distancia, que se incluyó el año pasado en el juego sigue presente, pero han cambiado la forma de controlarla, y ahora se hace manteniendo pulsado R2 (RT) mientras pulsamos el botón de presión. El cambio hace que sea más fácil usar este sistema, muy útil para poder ejercer presión sobre el jugador rival que lleve la pelota pero al mismo tiempo mantener la distancia para evitar que nos regatee.

Finalmente, el sistema de regates del año pasado ha cambiado, dejando de ser tan simple e irreal y pasando a hacerse manteniendo pulsado el botón R2 (RT). Al pulsar este botón, como en los PES de hace años, el jugador pasa a tener mayor control con la pelota y a hacer controles más precisos, así como regates. Los jugadores más habilidosos, como Messi o Cristiano Ronaldo, son especialmente efectivos en este sentido, pudiendo regatear a varios defensas antes de encarar la portería, tal y como hacen en el fútbol real. Por último, se ha cambiado el sistema de penaltis y ahora se vuelven a tirar con la cámara enfocando la portería, al estilo de juegos anteriores, pero incluyendo por primera vez una barra de potencia de tiro.

Control sin pelota

Quizás la novedad más destacada del juego, al ser algo que no tenía el anterior, es el sistema de control sin pelota que Konami ha propuesto a los jugadores. Este sistema recuerda al introducido en títulos como FIFA 04 y FIFA 05 y luego desechado por EA Sports, y consiste en que mientras controlamos al jugador que lleva el balón, podemos controlar a otro jugador de nuestro equipo para así darle el pase donde queramos.

Por una parte, este sistema resulta muy útil para las jugadas a balón parado. En vez de controlar al que hace el saque de banda, por ejemplo, lo que hacemos es mover a un jugador para que el que saque le pase el balón. Lo mismo ocurre en los córners y en las faltas. En las jugadas a balón parado, este añadido funciona muy bien porque simula lo que es jugar en cooperativo, con un amigo, pudiendo colocar a nuestro jugador en el córner para que haga el remate que queramos, o intentar realizar una jugada ensayada con una falta. Aparte, está bien equilibrado: no por manejar a Sergio Ramos o similar en un córner vamos a tener una garantía de meter gol, ni contamos con una ventaja especial frente a la defensa rival; pero la cuestión es que estamos sacando el córner como nosotros queremos, intentando meter gol con ese jugador, en vez de optar por un "centro anónimo" como en anteriores ocasiones. La sensación de satisfacción al marcar de saque de esquina usando este sistema es muy alta.

La otra faceta del control sin pelota es en las jugadas normales. Como ya comentamos, el juego cuenta con una opción para controlar a un segundo jugador directamente, al de la pelota con un stick y al otro con el stick derecho, o bien hacerlo de forma semiautomática, simplemente indicando qué jugador queremos que haga algo. El modo completamente manual es bastante complicado de dominar, pero si lo logramos nos permitirá hacer jugadas bastante espectaculares, enlazando movimientos en cadena, y pudiendo controlar hasta el siguiente jugador al que le vayamos a dar el pase, mientras el jugador inicial que controlábamos está recibiéndolo. Seleccionaremos al segundo jugador pulsando R3, y lo moveremos con el mismo joystick.

El modo semiautomático es mucho más sencillo. Lo único que haremos será seleccionar a otro jugador, y el juego interpretará qué es lo que queremos que haga. Como puede verse en el vídeo, para las jugadas de ataque puede resultar muy interesante, logrando que algún jugador que queremos que se desmarque lo haga. Aunque, como veremos más adelante, el sistema de desmarques también se ha mejorado.

La configuración de este sistema se realiza en la misma pantalla donde configuramos los botones o el nivel de asistencia de pase. Usándolo resulta evidente que no es un sistema intuitivo, pero si se usa bien puede darnos alguna ventaja inesperada, y ayudarnos a hacer alguna jugada sorprendente. El problema es que el cambio de chip necesario para lograr controlar a dos jugadores al mismo tiempo no es tan sencillo como se ve en los vídeos, por lo que quizás la mayoría de los jugadores quieran optar por el sistema asistido, que solo nos pide elegir al jugador asistente, pero no controlarlo -eso queda en manos de la máquina-. También tenemos que decir que el control de este modo no es sencillo precisamente, ya que para seleccionar al jugador tendremos que mover la palanca y clicar rápidamente, o de lo contrario el jugador que controlemos hará una bicicleta. Esto resulta confuso y, aunque es un problema que se solventa con tiempo y práctica, puede disuadir de intentarlo a más de uno.

Nuestro veredicto sobre el sistema de control sin pelota es que, como todos los añadidos, está bien tenerlo, pero es difícil que convenza a muchos jugadores. Resulta inaccesible para aquellos que jueguen al Pro Evolution Soccer unas cuantas veces al año entre amigos, y a los más aficionados al juego probablemente no les compense el proceso de "adaptación mental" necesario para aprender a usar y aprovechar este control dual de jugadores. Aún así, lo bueno es que el juego no nos obliga a usarlo ni a dominarlo, ni otorga una ventaja especial al que lo haga.

Mejor juego y más divertido

Aunque la novedad más rimbombante de esta versión es el control sin pelota, los cambios jugables que más nos han gustado son los de la inteligencia artificial de los equipos. Son más sutiles, más difíciles de percibir, pero a lo largo de varios partidos nos daremos cuenta de lo mucho que hacen que mejore el juego. Es, simplemente, más divertido, más variado, con menos fallos a la hora de atacar y defender, y manteniendo un cuidado equilibrio entre lo que es un simulador y lo que es un juego. El nuevo sistema de regates es también una novedad bienvenida que recuerda a la "edad dorada" del PES. Aunque el sistema de control sin pelota no nos ha convencido más allá de las jugadas a balón parado, el único error claro que vemos en el juego son ciertos comportamientos de los porteros, que nos harán echarnos las manos a la cabeza en más de una ocasión.

Hay también otros errores, como ciertos balones aéreos en defensa, algunas situaciones en las que el árbitro no aplica bien la ley de la ventaja, o situaciones en las que se nota que el sistema de control del juego se ha adaptado desde una base digital, de ocho direcciones, y no aprovechando las posibilidades del control analógico, pero ocurren con menor frecuencia y son menos molestos que las cantadas de los porteros.

El problema de las licencias

Como ocurre cada año, Pro Evolution Soccer pasa un via crucis para conseguir las licencias de los equipos del viejo continente, en parte por causa de las reticencias de ciertas federaciones como la alemana, pero sobre todo por la exclusividad de la licencia de la FIFA por parte del juego homónimo. Se añade la liga portuguesa al completo en esta edición, y están íntegramente las ligas española, francesa y holandesa, y la italiana sin el nombre oficial pero con todos los equipos reales. En la liga inglesa solo tienen licencia Tottenham Hotspurs y Manchester United, siendo los otros equipos ficticios (pero con los nombres de siempre como London FC o Merseyside Red y, además, ordenados alfabéticamente por sus nombres reales). No hay liga alemana, por problemas legales, pero en el apartado de otros equipos se incluyen el Bayern de Munich y el Bayer Leverkusen con licencia oficial. A ellos se unen otros equipos de Europa destacables como Rangers, Celtic, Dinamo de Kiev, Rubin Kazan o el Zenit de San Petersburgo, y los equipos sudamericanos River y Boca. PES 2012 cuenta con la licencia oficial de la Copa Libertadores, pero solo se pueden usar sus clubs dentro de este modo específico, y no en los partidos amistosos, lo que es decepcionante pero obviamente se debe a alguna diabólica cláusula legal.

Rizando un poco más el rizo, el juego incluye un modo Champions League, al contar con la licencia oficial de la competición, y pueden participar varios jugadores en este modo, pero la selección de equipos es extraña: podemos elegir a cualquier club de Europa del juego para participar en la Champions, como por ejemplo el Athletic de Bilbao, pudiendo elegir entre las diferentes ligas o los clubes clasificados para la Champions League de este año; pero en ese apartado no aparecen los clubes para los que el juego no tiene licencia, por lo que para jugar con el Chelsea tendremos que elegirlo dentro de la categoría de la Liga Inglesa.

En definitiva, hay más equipos y licencias, pero los obstáculos con los que se encuentra Konami para lograrlas deben de ser enormes, muchos de ellos aparentemente insalvables, por lo que hay que agradecer el esfuerzo. En total, según nos ha confirmado Konami, hay 308 equipos diferentes en el juego contando clubes, selecciones y equipos inventados, 7.062 jugadores contando los reales y los inventados, y el modo Copa Libertadores cuenta con 38 equipos de la competición.

Atención al detalle en los jugadores

En la versión que hemos probado las plantillas estaban todavía desactualizadas, incorporando a algunos de los primeros fichajes de la temporada veraniega, pero no los últimos como Cesc o Agüero; eso se solucionará con un parche cuando se lance el juego, por lo que no hay problema.

Algo que nos ha gustado mucho es que, como en los juegos de PlayStation 2, las grandes estrellas mundiales han tenido una "atención al detalle especial" por parte de Konami, que les ha dedicado más trabajo y animaciones propias para que recuerden más a cómo son en realidad. Cristiano Ronaldo tiene esa electricidad e impulsividad al correr y al moverse por la que destaca en cuanto coge el balón, mientras que Messi se mueve de esa forma rápida y ágil, con el balón muy cerca del pie y con el cuerpo imposible de derribar. Hay jugadores que tienen reservadas animaciones que nos sorprenderán, controles especiales, formas de golpear la pelota o de despejarla que parecen un calco a cómo lo hacen en un partido de verdad, y eso es algo que le da mucho encanto al juego.

Modos de juego

El repertorio de modos de juego sigue incluyendo partidos amistosos, la opción de jugar la Champions League y la Copa Libertadores, jugar una liga o una copa, un modo entrenamiento tanto libre como por objetivo, y los modos estrella del juego, agrupados dentro de la categoría "Football Life". Aquí podremos jugar la Liga Master y el Sé una leyenda. Ambos modos han sido mejorados ampliamente, pero la gran novedad es un modo de juego nuevo que tendremos que comprar por 100 puntos: el modo "Boss". Este modo de juego es parecido al Liga Master, pero en vez de ser el director técnico, seremos el máximo responsable del equipo. No tendremos decisiones directas sobre la alineación o la estrategia, sino que tendremos que supervisar cómo lo hace nuestro entrenador. Podremos sugerirle cosas, como que alinee a un jugador o de una determinada manera, pero el entrenador podrá hacernos caso o no... como los presidentes de los clubes de fútbol, tendremos que juzgar si el técnico lo está haciendo bien, y por supuesto podemos destituirlo y cambiarlo por otro.

El modo Sé una leyenda, que nos propone controlar a un solo jugador en los partidos, comenzando como una joven promesa hasta convertirlo en una estrella, se ha mejorado con algunas opciones nuevas, pero sigue teniendo algunos errores en la inteligencia artificial. Es como si el juego fuese diferente en los partidos normales y los de este modo. La Liga Master tiene más opciones online, pero sin duda la mayor novedad a la hora de jugar con varias personas es el modo Comunidad.

Como comentábamos al principio del análisis, en Pro Evolution Soccer 2012 podemos crear nuestro propio perfil de usuario para guardar nuestra configuración personal, pero también sirve para más cosas. Guarda también nuestras estadísticas de juego, y los partidos que juguemos contra otros rivales, permitiendo organizar competiciones entre amigos en las que se guarden los resultados y podamos ver cuál es nuestro historial de juego contra otro perfil de usuario. Esto funciona tanto para los partidos en la sala de estar con otros jugadores presentes, como en el modo online, y es un paso adelante que potencia el modo multijugador.

Gráficos y sonido

Visualmente PES 2012 parece, a primera vista, muy similar a lo visto el año pasado. Solo jugando nos daremos cuenta de algunas mejoras sutiles y otras más notorias. El sistema de animaciones ha mejorado, y el repertorio de movimientos es mayor que el año pasado. No solo nos referimos a esos movimientos específicos de algunas estrellas que tanto nos han gustado, sino también a todas las animaciones del juego; hay un número mayor de ellas y otras se han renovado, tal y como había prometido Konami. Aunque las carencias de animaciones se han solventado, el motor de animaciones no se ha cambiado, y se está quedando cada vez más desfasado, sobre todo si se compara con el de la competencia.

Los rostros de los jugadores siguen siendo los más realistas que hay, y ahora cuentan con una variedad de gestos mayor, y más creíble, logrando transmitir esa emoción y esa tensión en las celebraciones de los goles o las protestas al árbitro. La iluminación ha mejorado también. Aunque un tanto atrás a nivel técnico, el resultado gráfico es notable, tanto por los rostros de los jugadores como por la cantidad de animaciones, especialmente las específicas de las estrellas.

El apartado sonoro vuelve a contar con un repertorio de músicas con licencias, esta vez bastante variado y con toques electrónicos. Los estadios cuentan con más cánticos de aficiones, aunque lejos de los de su rival, mientras que los comentarios vuelven a contar con Carlos Martínez y Maldini, que acompañarán con sus voces a lo que ocurra en el partido. Dan casi siempre en el clavo, y tienen un montón de "comentarios de contexto", hablando de la trayectoria de cada equipo o selección, o del significado de un partido de máxima rivalidad como un Madrid - Barça.

Más completo y convincente

Pro Evolution Soccer 2012 es una evolución del año pasado, pero mucho más refinada. Es como si la edición 2011 se hubiese quedado a medio camino, haciendo muchos cambios pero sin perfeccionarlos, y la versión de este año fuese la culminación de ese trabajo. No supone una revolución, pero sí una evolución natural que, más allá de nuevas licencias o modos de juego, es simplemente más divertido y variado como juego de fútbol que el del año anterior, engancha y entretiene más, y eso es lo que la gente le pide a un juego de fútbol.

Las novedades en la inteligencia artificial contribuyen mucho a ello, y también cambios como los regates o el retorno a los penaltis de toda la vida. El sistema de control sin pelota nos ha gustado, pero solo para las jugadas a balón parado, y solo algunos fallos esporádicos, especialmente de los porteros, empañan el resultado.

Aunque PES 2012 ha mejorado, su rival también lo ha hecho, y es difícil pronosticar si logrará convencer a algún fan de FIFA de darle una oportunidad, pero estamos seguros de que los seguidores de esta saga de Konami estarán satisfechos con esta versión, y viendo las mejoras de 2012 en comparación con 2011, el futuro pinta muy bien.

  • Gráficos 8.5
  • Jugabilidad 8.8
  • Sonido 8
  • Diversión 8.5
  • NOTA FINAL 8.6

Fuente: Vandal

No hay comentarios.: