8 de agosto de 2011

Eurogamer: Avance Pro Evolution Soccer 2012

Hay una diferencia fundamental entre este PES 2012 y los anteriores: este es más disfrutable. Es un concepto un poco etéreo e incluso habrá algunos que no estaréis de acuerdo conmigo, pero lo que ha pasado en los últimos años con esta saga es que, cada vez más, se introducían mejoras que complicaban la jugabilidad y que no dejaban lugar a la auténtica "personalidad PES". Pro Evolution Soccer 2012 es fundamentalmente mejor que los otros precisamente porque suelta lastre y te invita a dejarte llevar con él.

Ya sabéis de qué estoy hablando. Pases directos, jugar en la banda con el extremo a base de parar, acelerar, parar. Bicicletas y cambios de ritmo. Pases en profundidad por arriba. Centros rasos. Empalmes desde la frontal. A la larga, y por más que al principio todo parezcan buenas ideas, quieres preocuparte por ese tipo de cosas, no por estar diez minutos antes de cada partido asignando que si tal o que si cual habilidad.

La inteligencia artificial ha mejorado en bloque, tanto defensiva como ofensivamente. Konami ya nos ha dicho cómo y por qué en los vídeos de PES 2012 que han ido lanzando, pero ahora, con la versión beta del juego en nuestra consola, podemos confirmar que todo eso se nota y que tiene un efecto real en la partida. Sigue siendo mucho más arcade que la competencia, pero es un matiz arcade bien entendido, que no tiene el acento en los fallos y sí en lo frenético y lo directo que es. Mantiene la impredictibilidad propia del fútbol, con rebotes y fallos eventuales, pero ahora los defensas se posicionan adecuadamente y cubren los espacios sorprendentemente bien. Bajan a defender en bloque, hacen coberturas, si alguien está fuera de lugar van a cubrir su puesto y se redistribuyen.

Y, en ataque, POR FIN –en mayúsculas lo digo, y tecleadas fuerte, además- puedes lanzar desmarques cuando te da la gana. Antes solo podías hacerlo mediante paredes y además de que los pases no eran tan precisos como los normales a veces simplemente no querías que nadie perdiese su posición. La forma de indicar que quieres que alguien tire una diagonal es señalándolo con el stick derecho y apretándolo. Se agradece que sea así de manual, pero es demasiado lento y en la mayoría de ocasiones no dispones del tiempo necesario para hacer nada. Solo en apuntar, apretar el stick y esperar a que alguien empiece a correr se pierden más segundos de los que tienes para controlar y pasar. Por eso mismo se agradece que puedas automatizarlo un poco y hacerlo simplemente enfocando con el stick; encima de los jugadores que corren aparecerá una barrita roja que te indicará que están saliendo al ataque y que puedes buscar el espacio.

Esa, pues, es una decisión inteligente que sí que contribuye enormemente a que todo mejore. Es un cambio mínimo, en realidad, pero de efectos devastadoramente positivos. Y si va unido a esa mejora general de la IA y del posicionamiento de los jugadores cambia radicalmente el panorama. ¿Y que se consigue? Que disfrutes más.

Otra diferencia palpable entre PES 2012 y FIFA 12 es que ahora la forma de defender es bastante distinta. En PES puedes seguir lanzando defensas contra el rival, y en FIFA eso ya no será posible al tener que cuidar mucho más la zona. Y esa comparación la hago porque acentúa todavía más las diferencias entre los dos. No depende tanto de qué está mejor o peor –eso ya lo decidiremos en el análisis, y seguramente para gustos, colores- si no de si te gusta algo más pausado y posiblemente realista o algo más directo y al grano.

Otra novedad útil es la posibilidad de controlar a un jugador que no tiene el balón en las jugadas a balón parado. Tanto en los saques de banda, esquina, falta o portería puedes tocar el stick derecho y moverte con quien quieras que sea el receptor para buscar una posición óptima. Esto es especialmente útil cuando tienes equipos con jugadores que pueden marcar la diferencia por alto -¿alguien no ha pensado en Crouch, aquí?- y, una vez más, no es un añadido que pervierta la esencia del juego.

Gráficamente sigue en las mismas. Posiblemente este sea el mayor lastre que tiene. Sí, las animaciones están bien y muchas caras son sorprendentemente parecidas a las de los jugadores reales, pero las colisiones y la sensación general de que necesita un buen lifting hace que no impresione demasiado. Los uniformes que hemos visto todavía no son los definitivos, pero sí las licencias (¡está la Liga BBVA al completo!), y tampoco tenemos activos algunos modos (como el online o la Master League), así que hay tiempo para cambios. Pero, siendo sinceros, no esperamos ninguna sorpresa.

Afortunadamente, y volviendo a la jugabilidad, tendrás la posibilidad de practicar con todo eso si crees que necesitas refrescar la memoria. Hay un entrenamiento en el que, a base de unos divertidos retos, puedes descubrir el nuevo sistema de penaltis –por fin, de nuevo, el modo clásico-, aprender a regatear, acabar jugadas de ataque... y ver más o menos por dónde anda tu nivel.

Y creo que está bien que hayan puesto esto porque, por primera vez en años, este PES sí que puede recuperar la confianza de alguna de esas personas que habían perdido toda ilusión en la franquicia. Es fácil, rápido, inmediato, imprevisible, disfrutable. En una palabra: es PES. Y poder decir esto es, quizás, el mejor de los elogios.

Fuente: EuroGamer
    

1 comentario:

Panchu dijo...

"Es fácil, rápido, inmediato, imprevisible, disfrutable."

Eso me suena a FIFA 95, 96, 97, 98, 99, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010 (2000 - 2007 en PC y 2008 - 2010 en consola).

Todos sabemos que ambos juegos tienen su punto de simulación y ya ninguno está cerca del arcade como aquellos FIFA viejos. Queda en evidencia que EuroGamer no es confiable para nada que analisa de acuerdo a la plata depositada de las empresas (parece que EA puso más plata).
Decir que el PES es arcade cuando el FIFA en velocidad normal tiene más velocidad que Usain Bolt en 100m llanos es una locura increíble.